domingo, 11 de diciembre de 2016

Nieve

Vió como se levantaba y se iba. Y sin poder hacer nada para evitarlo, siguió mirando a través del cristal con el café pegado a los labios y una sonrisa triste en los ojos. Era un cálido día de Diciembre con un tímido olor a canela. El vestido rojo ya no se distinguía entre la multitud. Y casi no parecía rojo. Esta vez casi coinciden sus miradas. Volvió a casa dejando palabras en la nieve. Al llegar a casa colgó la sonrisa y el abrigo. A la mañana siguiente durante el desayuno, recordaba haber soñado la noche anterior con un vestido rojo que se perdía en la lejanía.

1 comentario:

  1. Hola!
    Acabo de conocer tu blog y me ha gustado mucho
    Así que ya tienes nueva seguidora desde http://miesquinitadelectura.blogspot.com.es/
    Te invito a que te pases por el mio y te quedes por allí si te apetece, me haría mucha ilusión
    Nos leemos!

    ResponderEliminar